Conociendo las Islas Ballestas, la mejor atracción natural del Perú

Las Islas Ballestas, consideradas las “Galápagos peruanas”, albergan una increíble lista de especies protegidas, que incluyen enormes colonias de lobos marinos, tortugas en peligro de extinción, pingüinos de Humboldt, piqueros rojos, pelícanos, buitres de pavo y cormoranes de patas rojas.

Estas islas están tan cubiertas de aves marinas migratorias y residentes que son conocidas por su producción de guano o excrementos de aves. Las ballestas son parte de la Reserva Nacional de Paracas, dos tercios de las cuales son marinas. Lamentablemente, la reserva se vio afectada por el terremoto de 2007, perdiendo una de sus icónicas formaciones de piedra, conocida como la “Catedral”.

Las Islas Ballestas son un conglomerado de islas con espectaculares formaciones geológicas situadas frente a la costa del Pacífico cerca de la ciudad de Paracas, y son famosas por su abundante vida silvestre.

Apodados “Las Galápagos del hombre pobre”, son una visita obligada para todos los amantes de la vida silvestre, en ellas se pueden hallar numerosas aves y mamíferos, incluidos los pingüinos, leones marinos, charrán incas y pelícanos.

Las islas se encuentran en protección, lo que quiere decir que no es posible nadar con los animales o caminar por ellas mismas, pero te acercarás mucho en barco. Una experiencia única para aquellos que no llegarán a las Galápagos.

¿Cómo llegar a las Islas Ballestas?

La única forma de llegar es con un tour en barco, ofrecido por muchas agencias de viajes. Ninguno de los botes pequeños tiene una cabina, así que vístase para protegerse contra el viento, el rocío y el sol.

El mar puede volverse áspero, por lo que los enfermos de mareos deben tomar medicamentos antes de embarcar. Use un sombrero (los baratos se venden en el puerto), ya que no es raro recibir un impacto directo de guano (excrementos) de las aves marinas.

En el viaje en barco hacia el exterior, que dura aproximadamente 1 hora y media, no puede perderse el famoso geoglifo Candelabro de tres puntas, una figura gigante grabada en las colinas de arena, que tiene más de 150 m de alto y 50 m de ancho.

Nadie sabe exactamente quién hizo el geoglifo, o cuándo, o lo que significa, pero abundan las teorías. Algunos lo conectan con las Líneas de Nazca, mientras que otros proponen que sirvió como guía de navegación para antiguos navegantes y se basó en la constelación de la Cruz del Sur, muchos creen que fue inspirado por una especie de cactus local con propiedades alucinógenas.

Ir a las Islas Ballestas, es un viaje que vale la pena conocer.